ver más

Foro Justicia y Seguridad: cristianos, musulmanes, hinduistas y budistas unidos por la paz

«Se necesita resignificar la seguridad y la justicia, llenarlos de contenido ético, para caminar hacia la paz, y ahí las religiones tienen mucho que aportar a la construcción de la agenda nacional de paz», fueron parte de las conclusiones del Foro Justicia y Seguridad realizado con líderes religiosos, el pasado 30 de agosto, en las instalaciones de la Fundación Manu en la Ciudad de México.

«La seguridad y la justicia se han individualizado, la gente busca la seguridad de manera egoísta, quiere que no le quiten sus cosas o afecten su negocio, y esa desvinculación con el otro favorece la violencia». «El otro soy yo, y si quiero que me vaya bien a mí, necesito pensar en el bien del otro, y para esto se necesita partir de una ‘higiene emocional’», «recuperar la armonía», fueron de las ideas que más se repitieron en el diálogo interreligioso.

El foro fue convocado por la comunidad Baháís de México, la Fundación Manu, el Concilio Islámico Mexicano, el Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (Imdosoc), la Comisión Episcopal de Diálogo Interreligioso y Comunión (CEDIC, la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos de México (CIRM), la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y Jesuitas de México. Asistieron 45 personas de distintos credos religiosos. Se inició con una presentación de la diversidad religiosa a cargo de Ignacio Cueva, analista de asuntos religiosos; posteriormente se realizaron cuatro grupos en los que personas pertenecientes a una diversidad de credos (cristianos, musulmanes, budistas, hinduistas) compartieron buenas prácticas de construcción de comunidad, justicia y seguridad, para recuperar las claves que permitan avanzar hacia la paz, y el foro concluyó con un plenario y una oración interreligiosa.

Se señaló que buscar la seguridad no puede ser simplemente con el afán de que «no me dañen», sino construir un lugar seguro a partir del reconocimiento del otro como hermano y hermana, porque todos formamos una sola familia humana; algo que comienza a partir de la empatía, la escucha, el respeto y la otredad. Cuando la persona se siente segura en una relación con la trascendencia, el corazón se acomoda para trabajar con el otro en la construcción de la paz.

La justicia necesita partir de la convicción de que «todos nos necesitamos», que somos seres interconectados, en una «responsabilidad universal» que nos hace ser responsables del otro, de amigos y enemigos. Justicia es otorgar al otro lo que necesita, no es repartir cosas por igual. La persona necesita estar segura y ser justa, estar seguro en su fe en Dios y saber dar al otro lo que necesita, son las bases para la construcción de la paz desde esta perspectiva religiosa.

El ser humano tiene que vivir en sociedad, su destino es la comunidad, y para ello necesita el trabajo para generar recursos y el servicio desinteresado a la sociedad, es decir, el trabajo remunerado y el trabajo no remunerado. Este último trabajo implica recordar a los sabios, el cuidado de la tierra, vivir en sociedad, cuidar de las familias y las fuerzas superiores de la naturaleza.

Pensar en las diferencias nos separa, pensar en las coincidencias nos une. La idea de que el otro «es distinto» me puede generar la sospecha de que el otro es malo y, por lo tanto, no puedo confiar en él. Dejar en el abandono a muchos hombres y mujeres, no atender sus necesidades, son conflictos que tarde o temprano nos van a afectar. Son reflexiones que muestran cómo la seguridad y la justicia se construyen en comunidad.

Con estos aportes, la comisión encargada de redactar la Agenda Nacional por la Paz llenará de contenido ético el debate de la seguridad y la justicia para ser discutida en el Diálogo Nacional por la Paz a realizarse del 21 al 23 de septiembre en la Universidad Iberoamericana de Puebla.


Imgen de portada: Jesuitas México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Previous slide
    Next slide