ver más

Películas para ver a la luz del magisterio del papa Francisco

A lo largo de sus diez años de pontificado Francisco ha escrito tres encíclicas y cinco exhortaciones apostólicas en las que ha tratado un amplio espectro de temas. Desde los que tienen que ver con la fe, la evangelización y la santidad —Lumen fidei; Evangelii gaudium; Gaudete et exsultate—, hasta los relacionados con la fraternidad universal, la ecología, la Amazonia, la familia y los jóvenes —Fratelli tutti; Laudato si’; Querida Amazonia; Amoris laetitia y Christus vivit—. En la entrega de hoy me gustaría recomendar varias películas que podemos ver a la luz del magisterio del papa.

El papa Francisco, un hombre de palabra

(Dir. Wim Wenders, Suiza, 2018)

Esta primera sugerencia puede ayudar a centrarnos en la figura papal y en los elementos que lo han caracterizado: su cercanía, sencillez y preocupación por los excluidos. A través de un estupendo documental, ágil y bien editado, Wenders presenta no sólo los pequeños gestos y la carismática personalidad de Francisco, sino también su paradigma de valores. Vemos a un papa con una enérgica postura frente a los problemas que afectan al mundo; su rechazo a las actitudes contemporáneas como el consumismo y la competitividad; su dolor ante los refugiados; la hondura de sus palabras. En el documental vemos muchos más elementos del papado, pero quizá, el más esencial, su motor principal, es presentarnos al Dios del amor, al Dios que nos lleva a tener un «corazón abierto al mundo entero», a hermanarnos con todos los seres humanos y a pensar en el bien común. Este amor, nos dice en su Fratelli tutti, «es el mismo para cada persona sea de la religión que sea, aun si es ateo es el mismo amor» (281). Miremos las cosas desde el amor para, como nos pide el papa, transformar a la humanidad.

« Hogar puede hacernos conscientes de la explotación desmesurada del planeta para pensar juntos en un nuevo modo de relacionarnos con Dios y con la casa común que él nos entregó para que la habitáramos, pero también para que la cuidáramos».

Tick Tick… Boom!

(Dir. Lin–Manuel Miranda, EUA, 2021)

Este drama musical nos cuenta la historia de Jonathan Larson (Andrew Garfield, estupendo), un joven músico que busca debutar como compositor de obras teatrales antes de cumplir los 30 años. Con una buena combinación de monólogos y números musicales podemos descubrir los sueños, sentimientos y dificultades que enfrenta este joven en su proceso creativo, así como en la relación con su novia Susan (Alexandra Shipp) y su amigo Michael (Robin de Jesús). Reflexionemos lo que nos dice el papa Francisco cuando toca el tema de los deseos, las heridas y las búsquedas: «En algunos jóvenes reconocemos un deseo de Dios, aunque no tengan todos los contornos del Dios revelado. […] En algunos vemos una sensibilidad artística especial, o una búsqueda de armonía con la naturaleza. En otros habrá quizás una gran necesidad de comunicación. En muchos de ellos encontraremos un profundo deseo de una vida diferente. Se trata de verdaderos puntos de partida, fibras interiores que esperan con apertura una palabra de estímulo, de luz y de aliento» (n. 84).

Hogar

(Home. Dir. Yann Arthus–Bertrand, Francia, 2009)

Con sorprendentes imágenes captadas desde el cielo de más de 50 países, este documental nos muestra la diversidad de la vida en la Tierra y cómo las actividades humanas se han convertido en una amenaza para su equilibrio ecológico. En la versión para Latinoamérica, la voz de Salma Hayek narra los efectos del maltrato humano a la naturaleza, causante, entre otras cosas, del cambio climático y la destrucción de los ecosistemas. Hogar puede hacernos conscientes de la explotación desmesurada del planeta para pensar juntos en un nuevo modo de relacionarnos con Dios y con la casa común que él nos entregó para que la habitáramos, pero también para que la cuidáramos. A este respecto, Francisco nos comenta: «La destrucción del ambiente humano es algo muy serio, porque Dios le encomendó el mundo al ser humano […]. Cuidar y mejorar el mundo supone cambios profundos en los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo, las estructuras consolidadas de poder que rigen hoy la sociedad» (Laudato si’, 5).

También la lluvia

(Dir. Icíar Bollaín, España–Francia–México, 2010)

Sebastián (Gael García Bernal) y Costa (Luis Tosar) viajan a Bolivia para hacer una película sobre Cristóbal Colón y el descubrimiento de América. Esta película se rueda en el año 2000, cuando la privatización y la venta del agua a una multinacional siembran entre la población un malestar tal que hará estallar la Guerra Boliviana del Agua, una serie de protestas (algunas muy violentas) en torno a esta privatización. Se libra entonces una lucha ya no por el oro, como sucedió en la colonia. Sobre esta problemática el papa comenta: «Mientras se deteriora constantemente la calidad del agua disponible, en algunos lugares avanza la tendencia a privatizar este recurso escaso, convertido en mercancía que se regula por las leyes del mercado […], el acceso al agua potable y segura es un derecho humano básico, fundamental y universal, porque determina la sobrevivencia de las personas» (Laudato si’, 30). 

Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Previous slide
    Next slide
    Artículos relacionados