ver más

Las madres de hoy en el cine mexicano

El cine mexicano contemporáneo tiene como protagonistas y como realizadoras, en muchas de sus películas, a mujeres y madres de familia; a unas madres muy diferentes a aquel modelo antiguo de la madre sufrida y callada. Las historias que cuentan ahora las películas nos hablan de madres que buscan en las calles a sus desaparecidos, luchan, trabajan, se enfrentan a la impunidad y a la mentira, se solidarizan en colectivos, animan la esperanza. Se va destacando el brillante trabajo en México de mujeres cineastas. Ellas andan en sus 40 años de edad, llevan una trayectoria profesional  madurada con el tiempo desde sus inicios juveniles, y revelan una particular sensibilidad a las realidades de nuestro país y del momento actual. Veamos algunas de estas películas de los últimos cinco años.

Fotograma: Los lobos (2020) Dir. Samuel Kishi.

En Los lobos (2020), Samuel Kishi (Guadalajara, 1984) crea una entrañable historia de ficción y de ternura con sus recuerdos de niño. Max y Leo, de ocho y cinco años, son llevados de Jalisco a Albuquerque (Estados Unidos) por Lucía, su madre, en busca de una mejor vida. Los tres representan a tantas familias migrantes, ayer y hoy.  Como los hermanitos han de quedarse en el pequeño departamento mientras la mamá se va a trabajar a una lavandería, ella les deja grabadas, en un viejo aparato de casetes, las reglas básicas de seguridad y conducta y unas elementales clases de inglés. Es su propia manera de seguir presente durante el día.

Fotograma: Sin señas particulares (2020) Dir. Fernanda Valadez y Astrid Rondero.

Sin señas particulares (de Fernanda Valadez y Astrid Rondero, 2020), la máxima ganadora ese año de nueve premios del Ariel mexicano, sigue a Magdalena, que toma el camino hacia Tijuana para buscar a su joven hijo, vivo o muerto, al saber que su compañero de viaje fue encontrado sin vida. Otras madres y otras mujeres irán apareciendo como ángeles en el camino de Magdalena, alentándola a no darse por vencida frente a la indolencia de las autoridades.

En el  viaje Magdalena coincidirá con Miguel, otro joven emigrante que ha sido deportado y regresa a su rancho para ver a su mamá. Una madre que busca a su hijo, un hijo que busca a su madre. Los dos se acompañan y se ayudarán, como samaritanos, en la soledad hiriente de casas vacías en tierras tomadas por el narco, en Guanajuato. Una madre que nada tiene que perder porque ya nada le queda; una madre decidida  a encontrar un cuerpo, o el lugar en que fue enterrado, o quizás a su hijo vivo.

Fotograma: Las tres muertes de Marisela Escobedo  (2020) Dir. Carlos Pérez Osorio.

Las tres muertes de Marisela Escobedo  es un documental de 2020 dirigido por Carlos Pérez Osorio. Karla Casillas Bermúdez fue jefa de la investigación periodística para construir la narración fílmica. Karla declara: «Al final encontramos una historia plagada de negligencia, corrupción,  culpables fabricados por las autoridades y evidencias del crimen organizado ligado a instituciones del gobierno». La película muestra con verdad y dolor tantos obstáculos que pesan a diario sobre las madres que buscan a sus hijas desaparecidas y la impunidad que se vive en México.

La primera muerte de Marisela Escobedo Ortiz ocurrió cuando, en agosto de 2008, su hija Rubí Fraire, quien tenía 16 años y una pequeña hija, fue asesinada, calcinada y enterrada en un basurero, en Ciudad Juárez. La segunda fue cuando su asesino, Rafael Barraza, pareja de Rubí, en un juicio llevado a cabo en abril de 2010, fue exonerado y dejado en libertad, a pesar de haber confesado el crimen y pedido perdón a Marisela. La noche del 16 de diciembre de 2010 le llegará a Marisela su tercera muerte.

Fotograma: Noche de fuego (2021). Dir. Tatiana Huezo.

Tatiana Huezo ha centrado su mirada de cineasta en las mujeres y en su resistencia frente a la violencia. Con Noche de fuego (2021) la directora realiza su primera película de ficción, basada en la novela Prayers for the Stolen, escrita por Jennifer Clement y publicada en 2014. Sin desprenderse de nuestra existencia actual en México y del miedo que quiere dominarnos y someternos, la directora vuelve a centrar la narración en la capacidad de las mujeres para resistir a la barbarie; en el amor creativo de las madres por defender y cuidar a sus hijas adolescentes. Lo logra con una fotografía muy contemplativa, sin mostrar violencia gráfica y sin discursos, sino con mucha sensibilidad, con todos los sentidos abiertos, con enorme empatía del corazón, con compasión, que van contagiando un espíritu comunitario en el pueblo y la defensa de sus vidas en la noche de fuego.

Fotograma Tótem (2023) Dir. Lila Avilés.

El Jurado Ecuménico en Berlín 2023 concedió su Premio a la película mexicana Tótem, de Lila Avilés, con esta justificación: «El jurado quedó realmente impresionado por la manera compleja y sensible de ilustrar el amor que mantiene unida a esta familia, ni falsa ni idealizada. También destaca cómo la cultura mexicana lidia con la muerte y celebra la vida al mismo tiempo».

La película nos cuenta la historia de Sol, una niña de siete años que pasa el día en casa de su abuelo ayudando con los preparativos de una fiesta sorpresa para su padre que padece una enfermedad terminal. La celebración que preparan las tías de Sol es un mundo de mujeres muy diversas unidas en una causa común; es un aprendizaje de las pérdidas, el dolor, la vida que ha de seguir, hecho con el cariño que cada quien puede ofrecer.

Fotograma: El último vagón (2023) Dir. Ernesto Contreras.

En El último vagón (de Ernesto Contreras, 2023), la actriz Adriana Barraza personifica a la maestra Georgina, que no sólo da clases sino pone todo su empeño para inspirar la creatividad de sus discípulos, ayudarlos a desarrollar sus capacidades personales, estimularlos a buscar y a sacar lo mejor de cada quien, acompañarlos muy de cerca. Y lo hace con firmeza, disciplina, responsabilidad, pero también con cariño, empatía, interés genuino por cada uno y cada una. Exigencia y ternura es la combinación ideal para saber moldear la vida en la infancia. La maestra Georgina representa lo más noble de la vocación de educar, no reducida a cumplir un trabajo, sino a acompañar y cuidar el camino inicial de la vida de pequeñas personas, y luego saber dejarlas en libertad para que continúen.

De 2023, Ruido y La civil tienen como protagonistas a madres que buscan a sus hijas desaparecidas; mujeres fuertes que no se rinden ante los obstáculos por hallar justicia, y que se van uniendo a más madres y familiares en búsqueda, aunque su vida también peligre.

Fotograma: Ruido (2022) Dir. Julieta Egurrola.

La caída tiene como protagonista a una nadadora seleccionada para los juegos olímpicos que ha de afrontar sus temores y recuerdos tormentosos y salir en defensa de una adolescente también víctima de su entrenador y confrontarlo.

Huesera replantea los estereotipos de pasar por la experiencia primera de la maternidad, desde una historia de terror psicológico.

En todas estas películas el espectador experimenta las voces anónimas y las historias nuestras cotidianas, más allá de cifras y datos, para hacernos sensibles al dolor, la incertidumbre, las esperanzas, que no siempre podemos articular o nombrar. Las historias narradas nos ayudan a vernos como en un espejo en nuestra realidad social y familiar actual, a abrir más nuestra mirada y nuestros sentimientos, a pensarnos como sociedad, unos junto a otros; a sentir y gustar internamente la vida, con toda su complejidad y sus sendas por descubrir. Así, el cine dialoga con nosotros y nos acompaña.

Muchas mujeres están detrás de estas películas, no sólo las directoras; en muchos casos también son mujeres las guionistas, productoras, fotógrafas, diseñadoras de escena, etcétera, y claro, las protagonistas. Hoy las madres mexicanas ocupan un lugar social muy importante. Las generaciones de mujeres que hoy encabezan las artes cinematográficas —como también las artes visuales, la literatura, la política, el pensamiento, la espiritualidad, etcétera— son mujeres que no se conforman con una verdad a medias o con el silencio, mujeres que tocan las heridas de los demás y las hacen suyas, madres y mujeres fuertes que enfrentan la realidad social y apuestan por un futuro diferente, profetisas de la dignidad humana, mujeres tocadas y llevadas por un profundo espíritu que nos hermana a todos y abre surcos de esperanza.

Las películas mencionadas pueden verse en las siguientes plataformas digitales: en Prime Video: Los lobos, Sin señas particulares, Huesera, La caída. En Netflix: Las tres muertes de Marisela Escobedo, Ruido, Noche de fuego, El último vagón, Tótem.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en nuestras redes sociales
Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Previous slide
    Next slide