ver más

La muy festiva Navidad colombiana

C

olombia es un país diverso y las costumbres pueden variar de una región a otra, pero probablemente en todas ellas las celebraciones navideñas comienzan el 7 de diciembre, víspera de la Inmaculada Concepción de María. Esa noche las familias se reúnen a encender velas y faroles frente a sus casas en honor a la Virgen y a comer los platos típicos de la temporada: buñuelos (un pan frito de queso, esponjoso por dentro, pero de corteza dura), natilla (una especie de flan a base de maíz) y en algunos lugares también dulces de breva (higo) y hojuelas/hojaldras (lo que en México llaman buñuelos).

El 16 de diciembre empieza la novena de aguinaldos y la gente se organiza con sus familias, amigos o compañeros de trabajo para comer juntos e intercambiar regalos alrededor del pesebre, algo similar a las posadas, sin embargo, el eje de esta celebración es un cuadernillo de oraciones escrito en el siglo xviii que, además de narrar la historia de María y José camino a Belén, tiene un conjunto de rezos a la Sagrada Familia y unos versos escritos en rima para el niño Dios a los que se responde cantando: “Dulce Jesús mío, mi niño adorado, ven a nuestras almas, ven, no tardes tanto”. Normalmente, niños y niñas llevan panderos y maracas para acompañar estos cantos. Me atrevería a decir que la novena es central en nuestras celebraciones, incluso en Noche Buena, donde es tan protagónica como la misa, la cena o los regalos.

Durante todo el mes nos acompañan los villancicos, pero también la música tropical; de hecho, hay una especie de género navideño que incluye merengues, salsas, cumbias y vallenatos. Sus canciones hablan del hijo ausente que no está en casa para las fiestas, del amor prometido que no está en el arbolito de Navidad o de lo mucho que disfrutan unos este tiempo mientras otros “van llorando”. Suenan artistas colombianos como Los Hispanos, Los Corraleros de Majagual o Rodolfo Aicardi, pero también están profundamente arraigados algunos extranjeros, como el venezolano Pastor López o los puertorriqueños Richie Ray & Bobby Cruz.

Otras tradiciones nos acompañan, como regalar anchetas, que son alimentos puestos en canastos y decorados con papel celofán (tan sencillos como elementos básicos de despensa o sofisticados como botellas de vino y quesos); también visitamos los alumbrados, que son circuitos para caminar decorados con figuras escultóricas y bombillas navideñas (¡en ciudades como Medellín el recorrido es de casi dos kilómetros!). Con la Navidad se inaugura también el ciclo de ferias y carnavales en el país. En Colombia Navidad es sinónimo de fiesta.

Un comentario

  1. Gracias por tú escrito recordar nuestras tradiciones colombianas me dio gustó.
    Bienvenido a México lindo y querido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Anterior
    Siguiente