ver más

La sinodalidad y el método teológico, de Ronald Rivera Aguilar 

 Su primer libro lo llamó Descubriendo la sinodalidad, que es una introducción al llamado que la Iglesia de Francisco nos ha dado de «caminar juntos». A un año de su lanzamiento el teólogo Ronald Rivera presenta su segundo libro, Sinodalidad y método teológico. ¿Cómo ser sinodal?, con el que pretende darle un lugar a la teología en el proceso de sinodalidad. Ronald Rivera platicó con Christus y nos presenta detalles de su libro. 

El principio fundante del autor es que el pueblo de Dios es la imagen que unifica a la Iglesia, y ese pueblo se conforma de todos los bautizados que formamos parte del cuerpo de Cristo y en el que persiste una horizontalidad que nos vuelve a todos hermanos. 

«Compartimos signos en común, signos iguales. En este caso los que residen en el evangelio. Este evangelio es lo que hace que la Iglesia tenga diversidad y unidad», dice Ronald, quien también enfatiza que en la actualidad vivimos en un mundo donde todas las personas quieren expresarse y en el que cada opinión tiene sus diferencias. 

«A pesar de todas estas diferencias, al final lo que nos va unir y nos va a hacer pueblo de Dios es precisamente el amor», dice el autor. 

La sinodalidad que propone Francisco 

Desde la llegada de Francisco al Vaticano el término «sinodalidad» se ha ganado un espacio en el vocabulario de la Iglesia católica. Una palabra a la que apenas nos estamos acostumbrando y que para el teólogo Ronald Rivera también ha significado 
temor, sobre todo de las alas más conservadoras de la Iglesia que reniegan de las reformas que podrían derivar de este proceso. 

El llamado del papa Francisco ha sido puntual. Que todos los pueblos y todos los lugares, por más alejados, deben tener una participación y voz activa dentro de la Iglesia. «Francisco ha dado la muestra con lo que él llama el sínodo de la sinodalidad, que, aunque parece una repetición de términos, hay que entender que sínodo es el conjunto de personas que se reúnen para discutir un tema de impacto o para responder una necesidad», explica el teólogo, y añade que el sínodo dejó de ser solamente para los obispos y pasó a ser «con» los obispos. 

«Anteriormente era comprendido sólo por hombres célibes, obispos y sacerdotes. Ahora es con los obispos, de este modo también tienen voz y voto las mujeres, como monjas y laicas.» 

Y es que estamos ante un avance inédito dentro de la Iglesia de personas que son incluidas y que no pertenecen necesariamente a una orden sacerdotal. El proceso sinodal es para todos los hombres y mujeres que pertenecen al pueblo de Dios. En ese sentido, para Ronald la voz de todos los bautizados es importante no únicamente para Francisco sino para la Iglesia en general, «es un voto de confianza que nos da Francisco», dice el autor, quien además afirma que en la actualidad debemos caminar en comunidad. 

Sinodalidad a pesar del temor 

Ronald explica que el temor es un sentimiento humano muy normal. En la Iglesia se puede ver desde adentro. Pero ¿hacia dónde va este temor? Ronald lo dice: «Hay un temor dentro de la Iglesia hacia las cosas nuevas, modernas. Por eso hay un porcentaje pequeño de laicos, sacerdotes que están en contra del sínodo. ¿Por qué?, pues porque tienen miedo a que se traicione la doctrina de la fe». 

Para Ronald el temor es válido, porque las personas comprometidas como laicos y sacerdotes u obispos lo menos que quieren es que se disminuya el peligro de la doctrina de la fe: la devoción que se pierde porque muy pocos la practican, la constante liturgia que sirve como respuesta ante una intercepción divina, ese temor simple de perder la Iglesia tradicional. 

«Aun así la Iglesia está en un momento en el que la pastoral tiene que evolucionar y tiene que haber un dinamismo. Es decir, tiene que estar en constante movimiento, en sintonía con las necesidades actuales», dice. 

Para Ronald es importante no quedarse con los paradigmas del pasado para hacer frente a las problemáticas que acosan el presente de la Iglesia. 

Pone como ejemplo el concepto de la salvación cristiana, en la que se contiene toda la doctrina de la fe; que parte del pueblo de Israel, la llegada de Jesucristo y su muerte.   

«Nosotros estamos en espera de la Iglesia triunfante. Toda esta doctrina de la salvación ha tenido cambios, en el sentido de que el pueblo de Israel tenía el compromiso de serle fiel a Yahvé y tenía unos preceptos morales para esperar su llegada; pero aceptaban la poligamia o, por ejemplo, la mujer estaba incluso por detrás del camello o el caballo, y asaltaban a pueblos que eran paganos y se alegraban por hacer eso. Esa visión, si la traemos ahora a nuestro momento de actualidad, sigue siendo la misma salvación y el mismo pueblo de Dios, pero no podemos ver bien esas acciones, porque sería un anacronismo.» 

En su visión, en estos momentos la Iglesia necesita un abordaje más misericordioso. 

Para Ronald, los grupos pastorales dentro de la Iglesia son de gran importancia, y son necesarios para hacer frente ante lo que pasa en la actualidad. 

«Nosotros no necesitamos grupos de personas que se escondan dentro de las paredes de la Iglesia, los necesitamos para hacer frente a los problemas. No solamente asociaciones eclesiales, sino asociaciones civiles que respondan con liderazgo a espacios como la política, la economía, los medios de comunicación, la educación, la salud y en todos los ámbitos.» 

A decir del teólogo, los grupos eclesiales necesitan tener una autoevaluación, pues «ya no responden a las necesidades actuales del pueblo de Dios».  Se busca que los grupos pastorales acompañen, desde el evangelio, a las personas vulnerables, a las comunidades que no solamente carecen de fe sino de justicia, y son ellas las víctimas de la desigualdad global. 

Para Ronald, los grupos que sólo se reúnen en las iglesias para rezar el rosario ya no responden a las dificultades que suceden en nuestro entorno. Pone como ejemplo la Iglesia de Nicaragua, una Iglesia que es perseguida, y la sociedad se tiene que levantar no solamente a defender su derecho a la fe, sino su derecho humano a expresar su libertad de religión. 

El libro de Ronald fue elaborado en conjunto con la comunidad jesuita de Colombia, en la Universidad Javeriana de Bogotá, y tuvo el acompañamiento del padre Silvio Cajiao. Se puede adquirir a través de la plataforma Amazon de manera digital. Su formato en físico únicamente está disponible en España. 

Comprar la versión digital: 

Sinodalidad y Método Teológico: ¿Cómo ser sinodalidad?  

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en nuestras redes sociales
Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Previous slide
    Next slide