ver más

Evangelio del domingo 4 de diciembre

«Preparen el camino del Señor»

DICIEMBRE

Domingo 4

Segundo domingo de Adviento

  • Is 11, 1-10
  • Salmo 72(71)
  • Rom 15, 4-9
  • Mt 3, 1-12

Se presentó un hombre llamado Juan que anunciaba el Reino de Dios. En palabra humana, un llamado de esperanza y a un perdón que se antoja imposible, pero que se anuncia con la gratuidad de Dios. El llamado de Juan es una invitación al desierto, al lugar de los primeros amores, donde Dios llamó a su pueblo y todo empezó. Solo ahí, en la misma fuente, es que puede escucharse la voz del Espíritu que recrea la historia para volver a enseñarnos lo que significa la mirada clara, la decisión justa y la realidad de la paz. Es ahí donde somos hoy también convocados, ahí donde podemos abrir senderos y caminos para que se haga presente la novedad de Dios.

§ Contemplemos al hombre que se levanta para hablar por envío de Dios. Escuchemos sus palabras que nos traen el tiempo nuevo, el espacio recreado, la relación restablecida entre las criaturas y con su Creador. Que la mirada se rehaga, que la imaginación se abra, que aprenda a desear el corazón.

§ Su voz nos llama al desierto, al lugar de los principios, donde se le abrió el oído al corazón. ¿Cuáles son las palabras que ahí escucharemos? ¿Cuál será la invitación?

§ En aquellas palabras, una promesa: ya viene, ya se acerca, aquel que vive dejando reinar plenamente a Dios. Ya anuncia que nuestra humanidad, frágil y de carne suave, es buen lugar para que Dios se haga presente y para que anuncie su amor. Ya viene, ya se acerca, el que nos convierte a esa confianza, nuestro Libertador.

Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Anterior
    Siguiente
    Artículos relacionados