ver más

Evangelio del domingo 1 de enero

«Ten piedad de nosotros, Señor, y bendícenos»

ENERO

Domingo 1

Santa María, Madre de Dios

  • Num 6, 22-27
  • Sal 66
  • Gál 4, 4-7
  • Lc 2, 16-21

§ En la primera lectura, se evidencia una bendición para el pueblo de Israel. Así, ésta, lejos de ser un amuleto de buena suerte, se acuna en el profundo deseo de que el otro pueda entrar en comunión total con el Dios de la vida. Por ello, ante algunas imágenes de Dios que nos proponen una perspectiva castigadora y culposa, el Señor nos recibe hoy con los brazos abiertos para que podamos también abrirnos a la unidad en Él.

§ En la Carta a los Gálatas se nos explica un misterio maravilloso: el de la Encarnación, con él, también participamos nosotros de la Salvación. Gracias al nacimiento de Jesús, se nos hace hijos y herederos de Dios. El discípulo de Jesús, entonces, no se entiende bajo ninguna ley, sino en la exclusiva y directa relación con Dios. Es necesario hacernos conscientes de lo que supone nuestra propia libertad y asumir el compromiso de permanecer en el amor.

§ En el Evangelio, los pastores se maravillan al ver al Señor en el pesebre. Ellos, al igual que sus padres, pudieron acceder al santuario humilde de la Encarnación, precisamente porque llevaban un corazón dispuesto para recibir el mensaje.

Que el Señor nos permita tener nuestros sentidos abiertos para reconocer las infinitas manifestaciones de su Encarnación en toda la realidad que vivimos, especialmente en aquellos lugares que miramos con recelo, resistencia o superioridad.

Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Anterior
    Siguiente
    Artículos relacionados