ver más

Te alabo señor

Porque no nos miras… 

nos contemplas. 

No nos miras como espía,  

que escudriña las miserias, 

que son fáciles de ver,  

¿y necesitan del “palo”? 

Nos contemplas ‘enamorado’, 

sin ingenuidad romántica, 

descubriendo nuestros dones, 

que necesitan salir.  

¡Dejarse ver, 

cada cual en lo que es! 

Equilibrando paciente, lo nuevo,  

lo que tú nos reconoces puede ser 

y todavía no es… 

Nos animas, con ternura, 

con novedad sorpresiva 

a crecer en nuestra entrega, 

para SER en plenitud,  lo que tú ves. 

¡Te alabo, Señor,  

y te pido que me dejes hacer y ser, 

lo que, como enamorado, tú me ves! 

7 de octubre de 2022 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Anterior
    Siguiente
    Artículos relacionados