ver más

Evangelio del domingo 2 de julio

«No está lejos de aquellos que lo buscan».

JULIO

Domingo 2

  • 2 Re 4, 8–11.14–16.
  • Salmo 88.
  • Romanos 6, 3–4. 8–11.
  • Mt 10, 37–42.

§ Dios no ha querido actuar por encima ni por fuera de nuestra historia, aunque esté llena de complicaciones, dificultades y dolores. Por el contrario, se ha acercado hasta compartir nuestra vida en toda su profundidad.

§ Su acercamiento pide que nos dejemos transformar íntimamente para reconocer su presencia en sus enviados, los pobres y los pequeños, descubriendo en sus deseos y necesidades la gracia que nos abre a esa transformación.

§ Así, somos llevados a participar de la misma vida de Dios, pura generosidad, que es capaz de transformarnos en miembros de un solo pueblo y de convertir, con nuestro propio trabajo y amor, el mundo en un verdadero hogar para todas las personas.

«No está lejos de aquellos que lo buscan», decía el Salmo como promesa, y hoy el Evangelio y el recuerdo de Eliseo nos lo hace presente en sus enviados. Son ellos, los que se acercan a nosotros con su pobreza y esperanza, los que nos dejan conocer el verdadero rostro y proyecto de Dios: convertirnos a nosotros en ocasión de gracia y de compromiso con el dolor, la necesidad y la esperanza de nuestros hermanos y hermanas, para que se forme la verdadera familia humana, el verdadero pueblo y un mundo que sí pueda ser verdaderamente hogar para todas las criaturas.

Ilustración: ©Tzitzi Santillán
Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Previous slide
    Next slide
    Artículos relacionados