Para leer el cuaderno

Con la inauguración en 2021 del Sínodo de la Sinodalidad se puso en marcha un proceso que busca una transformación profunda de la Iglesia, que dé respuestas a los tiempos en los que vivimos, y que intente recobrar su verdadera identidad —con toda su riqueza y su pluralidad— como Pueblo de Dios en camino, sin dejar fuera a ninguna voz, ni a ninguno de sus miembros, puesto que cada uno(a) es una parte esencial y necesaria en los procesos de cambio.

Al respecto, el laico venezolano, Rafael Luciani, asesor teológico de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos, apunta que estas reformas «deben buscar los modos de involucrar a todo el Pueblo de Dios, en su totalidad, en los procesos de discernimiento, elaboración y toma de decisiones en la Iglesia», para que juntos nos reunamos y así discernir las sendas a seguir.

En torno a la Iglesia sinodal, el jesuita Humberto José Sánchez Zariñana, profesor de la Universidad Iberoamericana, campus Ciudad de México, propone cuatro ministerios que se traducen básicamente en que todas las personas, desde la Palabra, «puedan ayudar a otras personas creyentes a tener el encuentro con Dios vivo» desde «el don de comunión» que el Espíritu nos da.

El esfuerzo para conseguir una Iglesia en la escucha de todas las voces ha representado un trabajo de logística importante. Mauricio López Oropeza, coordinador del Equipo de la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y del Caribe, nos transmite algunas de sus experiencias en torno al tema, las preguntas que surgieron dentro de la Asamblea y, finalmente, sus logros, objetivos y desafíos.

Una perspectiva interesante es la de la hermana Laura Vicuña Pereira Manso, de la etnia kariri, quien desde su perspectiva como catequista con los karipuna de Brasil analiza los aspectos del Sínodo de la Amazonía que han servido como sustrato para este nuevo sínodo, sobre todo en la inclusión de la mirada de los pueblos originarios y sus preocupaciones, entre ellas la defensa de la tierra.

Foto: © Carlos Daniel, Cathopic

El 24 de febrero de 2022, la Universidad Loyola de Chicago convocó a un encuentro virtual entre el papa Francisco y los estudiantes de las universidades jesuitas. En esta iniciativa sinodal «Construyendo puentes Norte-Sur», los jóvenes, organizados previamente por regiones y temas, dialogaron con el papa sobre temas como la migración, el cambio climático y sobre proyectos que buscan transformar con justicia las estructuras sociales y económicas. Como parte de nuestro «Cuaderno» quisimos presentar algunos fragmentos de este diálogo para incluir también al sector de los jóvenes, que dentro de las voces de la sinodalidad se está haciendo cada vez más presente en la realidad eclesial.

Con la presentación de estos textos de dos laicos, un sacerdote, una religiosa indígena y además el diálogo del papa con los estudiantes, esperamos que nuestros lectores y lectoras tengan un abanico de posibilidades y de ópticas para entender la sinodalidad, ese «caminar juntos» que nos lleve a discernir y construir una Iglesia que más cercana a todos y todas. 

Compartir: