ver más

Evangelio del domingo 21 de mayo

«Dios asciende entre aclamaciones»

MAYO

Domingo 21

La Ascensión del Señor

  • Hch 1, 1–11
  • Sal 46
  • Ef 1, 17–23
  • Mt 28, 16–20

§ La introducción de Hechos nos habla de Teófilo, que significa «amado de Dios». Esta sección nos ayuda a reconocer que todos nosotros como cristianos somos amados por Dios y llamados a una vida de acuerdo con este amor. Se nos hace, además, una invitación a ser testigos del Señor, no mirando el cielo sino a la comunidad, al pueblo, a ser testigos ante los demás de ese amor de Dios con la promesa de su Espíritu Santo que nos mueve a continuar el caminar.

§ En la Carta a los Efesios, Pablo pide que el mismo Espíritu que los ha animado, los aliente para mantener la esperanza y confianza en el Señor. Es un llamado a reconocer a Jesús como único Señor y cabeza de la nueva comunidad, la Iglesia. A conocerlo profundamente y dejarnos guiar por él hacia el Padre y hacia una nueva humanidad.

§ En la narración de la Ascensión de Mateo encontramos dos aspectos fundamentales: un llamado a anunciar el Evangelio y hacer discípulos mediante el bautismo y a tener, además, confianza plena en que Dios nos acompaña todos los días de nuestra vida. Estos aspectos son centrales en el seguimiento de Jesús: permanecer anunciando la Buena Noticia a todos y vivir con la confianza en la promesa de que Jesús nos acompaña todos nuestros días y nos invita a una vida plena.

En las lecturas de hoy se nos invita a reconocer nuestro llamado a ser testigos del Señor ante todos los pueblos; pero no es estar mirando al cielo sino ir a los hermanos y hermanas, y anunciar la Buena Noticia de que Dios está con nosotros en la promesa de acompañarnos; que guía a su Iglesia con Él como cabeza y que nos llama a anunciarlo a todas las personas con el mensaje de que somos amados por Él.

Síguenos en nuestras redes sociales
Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Previous slide
    Next slide
    Artículos relacionados