Elecciones 2021: Ganadores y perdedores

Jorge Enrique Rocha Quintero

El propósito de este texto es mostrar los resultados casi definitivos de las pasadas elecciones del 6 de junio de 2021 y algunas de sus implicaciones para el futuro mapa político de nuestro país. Cabe señalar que en el momento en que lo escribo todavía existen resultados que pueden variar, ya que hubo impugnaciones en el Tribunal Electoral que podrían haber modificado los conteos finales que dieron a conocer tanto el Instituto Nacional Electoral (INE) como las autoridades electorales locales. 

Elecciones federales 

El domingo 13 de junio terminaron los cómputos finales y con estas cifras —casi definitivas— del proceso electoral, podemos hacer ponderaciones más precisas sobre los ganadores y perdedores de las elecciones. 

Para la elección de diputados federales, el INE mostró las cifras que se muestran en la tabla 1.

Tabla 1. Resultados electorales de diputados federales, 2021 

Partido Número de votos Porcentaje 
Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) 16’759,917 34.14% 
Partido Acción Nacional (PAN) 8’969,288 18.26% 
Partido Revolucionario Nacional Institucional (PRI) 8’715, 899 17.75% 
Movimiento Ciudadano (MC) 3’449, 982 7.03% 
Partido Verde Ecologista de México (PVE) 2’670, 997 5.44% 
Partido de la Revolución Democrática (PRD) 1’792, 700 3.65% 
Partido del Trabajo (PT) 1’594, 828 3.25% 
Partido Encuentro Social (PES) 1’352, 544 2.75% 
Fuerza por México 1’217, 084 2.48% 
Redes Sociales Progresistas 868, 515 1.77%
© J. Raúl Pérez / Procesofoto / CDMX

Tabla 2. Resultados de distritos electorales federales, 2021 

Partido / alianza Distritos ganados 
Morena / PVE / PT 121 
Morena 64 
PAN / PRD / PRI 63 
PAN 33 
PRI 11 
MC 
PVE 

En cuanto a los distritos electorales federales ganados, los resultados definitivos se muestran en la tabla 2. 

Como se puede apreciar, Morena y sus aliados ganaron 186 distritos, mientras que la alianza PAN/ PRI/PRD obtuvo 107; de los distritos restantes, siete pertenecen a MC, todos en la zona metropolitana de Guadalajara. 

De estos resultados derivará la próxima composición de la Cámara de Diputados para la siguiente legislatura. Así vemos que Morena, que ganó la mayoría, tendrá 199 diputados; el PAN, 113; el PRI, 70; el PVE, 42; el PT, 38; MC 23 y el PRD se quedará solamente con 15. 

Ahora bien, si las alianzas electorales se traducen en alianzas legislativas —un aspecto que está por verse—, podemos encontrar una correlación de fuerzas: Morena y sus aliados obtuvieron votos para 279 diputados (50%, +49), con lo cual consiguen la mayoría absoluta, mientras que la alianza entre el PAN, el PRI y el PRD, consiguió 198 escaños, y el MC solamente 23. A Morena le faltarían solo 55 diputados para contar con la mayoría calificada, estos los puede obtener si se alía con el PRI. En ese escenario los votos de MC y del PRD no serían estratégicos para la conformación de una mayoría que permita reformas constitucionales. 

Los partidos Fuerza por México, Partido Encuentro Solidario y Redes Sociales Progresistas perdieron el registro como partidos políticos nacionales al no lograr el 3% de la votación válida. Parece que el voto de la ultraderecha no se otorgó al PES, a pesar de que este partido basó su campaña electoral en propuestas sumamente conservadoras; dicho sector, en cambio, apoyó a la Alianza Va por México y, en el caso de Jalisco y Nuevo León, a MC. Si continuamos con el tema de las coaliciones, podemos ver que durante el mes de julio el PT y el PVE refrendaron su alianza legislativa con Morena y que Rubén Moreira —nombrado coordinador de la bancada del PRI a partir de septiembre— comenzó ya a tener acercamientos con el partido del presidente López Obrador. Un aspecto importante a destacar es que la mayoría absoluta en las Cámaras (obtenida por Morena y sus aliados) le permitirá aprobar, modificar y derogar leyes y reglamentos, además de que será la responsable de aprobar el presupuesto federal anual. 

Las elecciones estatales para 15 gubernaturas arrojaron los siguientes resultados: Morena y sus aliados gobernarán Baja California, Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas. El triunfador en Nuevo León fue MC. Mientras que el PVE en coalición con el PT obtuvo San Luis Potosí. Otros dos partidos en alianza: el PAN y el PRD ganaron Chihuahua, y en Querétaro gobernará nuevamente el PAN. 

Estas cifras nos muestran que el actual partido en el poder fue el triunfador en 11 de las 15 gubernaturas; la alianza PAN/PRI/PRD consiguió dos; el MC, el PAN y el PVE se quedaran con una solamente. Como resultado vemos que a partir de este año, 17 gobiernos estatales son de Morena. 

El gran perdedor en las pasadas elecciones fue el PRI, que dejará de gobernar en ocho entidades, mientras que el PAN perdió dos y el PRD por sí solo no consiguió ninguna. De dos estados, el MC ganó uno, al igual que el PVE. También habrá seis gobernadoras, cinco de Morena y una del PAN. 

En la tabla 3 se presentan los resultados de los comicios estatales, lo que nos permite tener una idea más clara de las entidades que perdió o ganó cada partido y en cuáles se pudo reelegir.

Tabla 3. Resultados electorales en los estados, 2021 

Estado Partido gobernante antes de las elecciones Partido ganador 
Baja California Morena Morena 
Baja California Sur PAN Morena 
Campeche PRI Morena 
Chihuahua PAN PAN en alianza con el PRD 
Colima PRI Morena 
Guerrero PRI Morena 
Michoacán PRD Morena 
Nayarit PAN-PRD Morena 
Nuevo León Independiente MC 
Querétaro PAN PAN 
San Luis Potosí PRI PVE 
Sinaloa PRI Morena 
Sonora PRI Morena 
Tlaxcala PRI Morena 
Zacatecas PRI Morena
© José Luis de la Cruz / Procesofoto / Gro.

De acuerdo a los datos anteriores, en 12 de las 15 entidades donde hubo elecciones, hubo alternancia en el poder. Solo en tres estados el partido gobernante logró ratificar su mandato. También sobresale que dos estados (Colima y Campeche) experimentaron por primera vez un cambio, ya que desde el siglo pasado habían estado solamente bajo administraciones priistas. 

En cuanto a los resultados en donde se disputaron 29 capitales de los estados que tuvieron elecciones, encontramos que Morena y sus aliados ganaron 12: Mexicali, La Paz, Tuxtla Gutiérrez, Chilpancingo, Tepic, Oaxaca, Chetumal, Culiacán, Villahermosa, Ciudad Victoria, Tlaxcala y Zacatecas; la coalición Va por México (PRI/ PAN/PRD) obtuvo el triunfo en seis: Colima, Toluca, Puebla, San Luis Potosí, Hermosillo y Jalapa. El PAN en alianza con otros partidos consiguió siete: Aguascalientes, Chihuahua, Guanajuato, Morelia, Cuernavaca, Querétaro y Mérida. Los que obtuvieron la menor cantidad de votos fueron MC con tres: Campeche, Guadalajara y Monterrey y el PRI, que solamente ganó una: Saltillo. 

En el caso de la Ciudad de México, los resultados en las 16 alcaldías fueron los siguientes: la alianza Morena/PT fue elegida nuevamente por los votantes en cinco de ellas: Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza, Iztacalco, Iztapalapa y Xochimilco, además de que obtuvo también el triunfo en Milpa Alta y Tláhuac. 

La coalición PRI/PAN/PRD ganó ocho alcaldías: Cuauhtémoc, Azcapotzalco, Miguel Hidalgo, Cuajimalpa, Álvaro Obregón, Magdalena Contreras, Tlalpan y Coyoacán. El PAN fue reelegido en Benito Juárez y no obtuvo más puestos. 

Anteriormente Morena gobernaba en 12 alcaldías en CDMX, considerada la cuna de morenismo, pero tuvo un fuerte descalabro electoral, que se puede explicar por el desdén mostrado por López Obrador ante los movimientos feministas y además por el derrumbe de un tramo de la línea 12 del Metro, construido durante la gestión de Marcelo Ebrard —un hombre muy cercano al presidente— como jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal. 

Ganadores y perdedores 

Luego de analizar los resultados podríamos señalar que el presidente López Obrador ganó al mantener la mayoría de su partido en la Cámara de Diputados y también al acrecentar de manera sustantiva su influencia en las elecciones estatales. Sin embargo, un foco rojo para él y Morena ha sido el crecimiento de la animadversión hacia su proyecto político en las grandes ciudades del país, además de las negociaciones con el PRI para obtener la mayoría calificada en la legislatura. 

Por otra parte, podemos ver que la coalición Va por México tuvo un desempeño muy bajo en las elecciones para gobernador, aunque logró varios triunfos en las capitales estatales. Sin embargo, observamos que aunque consiguió un avance — para evitar la mayoría calificada de Morena—, su capacidad para ganar territorios quedó reducida a una tercera parte de los distritos electorales. Habrá que ver si en el futuro es capaz de mantener la alianza legislativa, ya que el incentivo de mantenerla ha sido muy bajo, sobre todo para los 70 diputados del PRI. 

Los tres partidos tradicionales en México obtuvieron resultados distintos; el PAN avanzó en el número de diputados federales y mantiene algunas mayorías en congresos locales, tiene buenos saldos en varias capitales de los estados, pero perdió dos gubernaturas y en muchos casos compartió triunfos con el PRI y el PRD. 

El PRI se convirtió en el gran perdedor al dejar de gobernar en ocho entidades del país y no logró obtener la mayoría en ningún congreso local. Sin embargo, por el número de diputados federales que obtuvo, se convierte en el partido bisagra en la Cámara Baja, ya que gracias a sus votos Morena podría obtener la mayoría calificada. 

Movimiento Ciudadano conquistó un valioso triunfo en Nuevo León y consolidó a Jalisco como su bastión electoral, aunque su bancada en el Congreso de la Unión no le permitirá convertirse en un partido bisagra y sus votos no ayudarán a ninguna de las dos fuerzas políticas predominantes para avanzar en reformas sustanciales. 

Los grandes perdedores fueron los nuevos partidos federales que no pasaron la prueba de su primera elección, ya que ninguno pudo refrendar su registro como partido político y el antes importante PRD quedó reducido a su mínima expresión y estuvo al borde de perder su registro electoral. 

Como conclusión, podemos ver que a pesar de la pandemia y de las presiones por parte de los diversos actores políticos, el INE salió a flote en los pasados comicios y pudo salir avante. Sin embargo, se vislumbra la necesidad de llevar a cabo una reforma sustantiva y de fondo que implique nuevas transformaciones en nuestro sistema electoral. 

Compartir: