ver más

Evangelio del domingo 3 de marzo

«Tú tienes, Señor, palabras de vida eterna»

MARZO

Domingo 3

  • Éx 20, 1–17
  • Sal 18
  • 1 Cor 1, 22–25
  • Jn 2, 13–25

§ El libro del Éxodo nos presenta la ley mosaica, los diez mandamientos. Dios le manifiesta al pueblo su voluntad: desea que hombres y mujeres sean libres de la esclavitud. Estos preceptos no tienen como objeto la opresión sino la búsqueda de la liberación de dinámicas y comportamientos que puedan esclavizarnos.

§ La carta de la comunidad de Corintios cuenta la difícil aceptación del mensaje cristiano: mientras los judíos buscan señales que manifiesten la fuerza de Dios, los griegos buscan la sabiduría. Para el cristiano, Dios se ha revelado en la cruz, como debilidad y necedad de Dios, que vence los criterios fuerza y sabiduría.

§ El Evangelio aborda el conflicto con las autoridades religiosas que habían pervertido el templo como lugar de adoración a espacio de intercambio monetario. Jesús anuncia la destrucción del templo del modo en que los judíos lo han convertido, y anuncia de manera velada el levantamiento de otro templo, el de su cuerpo en la cruz.

El tiempo de cuaresma es un periodo de penitencia para la conversión, no se trata de un ascetismo estéril, entendido como preceptos que nos privan de cosas que volveremos a consumir terminando esta etapa. La cuaresma es un llamado para liberarnos de las ataduras de dinámicas que corrompen nuestra vida de seguimiento del Señor Jesús. Estamos invitados a recuperar la libertad para «más amar y servir al Señor», aceptando que nuestro templo humano, con sus antiguas dinámicas, es destruido, y será levantado otro a ejemplo del Resucitado.

Ilustración: ©Tzitzi Santillán
Síguenos en nuestras redes sociales
Suscríbete al boletín semanal

    Enlázate con
    Previous slide
    Next slide
    Artículos relacionados